Quiénes somos  | Qué publicamos  | Distribuidores  |  Comprar     |   Contactar    Talleres para Maestros  |   Blog

 

 

 

 

Portada
Catálogo
En el Tintero
Fondo Critico
Presentaciones
Perfiles
De Nuestro Catálogo
Premio Novela
Registro
Archivo


 

Boletín

 

 Blog Plaza Mayor
  • Noticias
  • Mundo literario
  • Astrolabio
  • Abrapalabra
  • En imágenes
  • Comentarios
  • Más»



 

Boletín
  Lo Nuevo


 

En el Tintero
 

Archivo

 

 


Introducción

La hechura inconclusa de Mis memorias se asemeja a la maltrecha figura del jorobado Cuasimodo, con quien Tapia se identifica en las primeras páginas de sus recuerdos. El hombre incompleto y a medias entre los extremos de una definición ya perfila la figura de una extraña hermosura y de una insólita composición. Lo que falta suple la posibilidad del conjunto como una simetría dinámica con la que la totalidad de la composición también sería capaz de acoger lo incompleto. Quasi modo en latín traduce literalmente al modo potencial: como si, casi, próximamente. El mismo Tapia aclaraba en la Quinta de sus Conferencias sobre estética y literatura: “No se olvide nunca que sí puede admitirse […] lo deforme en el Arte […] como acontece con el Cuasimodo de Víctor Hugo”. [1] También escribió en las primeras páginas de Mis memorias:

A veces he creído que mi amor a ese pedazo de tierra tenía algo de fatídico y misterioso como el de Cuasimodo a la campana grande de Notre Dame de París, cuando abrazado a ella parecían hombre y campana convertirse en una cosa misma, en un solo cuerpo con dos almas o en un alma con dos cuerpos. […] ¡Ah! ¡Sí! ¡Abrázate, Cuasimodo, a tu campana! ¡Atúrdete con el ronco estruendo de sus bronces, remóntate y cae y torna a remontarte con ella y apegado a ella, en vertiginoso giro por los aires; hasta que el hielo de la muerte le afloje los brazos y caigas en los abismos de la tumba…!

La hechura incompleta de Mis memorias también se declara en la manera de constatar sus recuerdos. El recuento de un pasado autobiográfico alineado al testimonio histórico se consigna ocasionalmente con la declaración incidental del momento actual en el que escribe; como si se tratase de un diario. Ocasionalmente, entonces: casi-autobiografía, casi-historia, casi-diario (quasi modo), la composición dinámica del recuerdo se declara en un acto de escritura testimonial que se manifiesta escribiéndose a manera de diario. Esta constatación de la actualidad del momento en el acto de la escritura le añade un cociente de vida al recuerdo.

____________

Lea la Introducción completa de Eduardo Forastieri-Braschi.

 

Subir  

 
 

Portada | Catálogo |  Expedientes  |  Colecciones  |  En el Tintero |   Fondo Crítico   |  Archivo 
          Quiénes Somos  |
Qué publicamos   | Distribuidores  |  Comprar Contactar

Términos de Uso   |   Política de Privacidad


© 1990-2011  Editorial Plaza Mayor
Alojamiento y Diseño por All Internet Services